Home > Locatel > De interés
|
Compartir
Lactancia Materna: el alimento perfecto para el bebé
[05/08/2011]

 

Beneficios de la Lactancia Materna

Entre el 1ero y el 7 de agosto de cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve la lactancia materna entre las mujeres con bebés pequeños con campañas de concientización y actividades varias.

El objetivo de la organización es vencer los temores y mitos entre este grupo de mujeres en pro de que amamanten a sus hijos por todos los beneficios que la lactancia materna tiene.

¿Por qué amamantar?

Para la OMS la lactancia materna es “la mejor fuente de nutrientes para los lactantes y niños pequeños” por su contenido exacto de minerales, vitaminas y anticuerpos que produce naturalmente la madre.

La coordinadora del servicio Soporte Nutricional de Locatel, Tatiana Cova, asegura que es muy importante la defensa inmunológica que le provee la madre al lactante, asegurando protección ante posibles enfermedades. Para Cova, “la leche materna tiene exactamente lo que el bebé requiere, los nutrientes necesarios y a la velocidad adecuada, en el flujo en que el bebe lo pida”. A diferencia del biberón, el bebé al lactar no corre el riesgo de ahogarse por recibir el líquido en mayor cantidad y a mayor velocidad de lo que puede tragar.

La higiene es también un punto importante a favor de la lactancia materna. La OMS estima que la mala preparación del biberón, con agua contaminada o con una mayor concentración de leche en polvo, mal mezclado, genera la mayor cantidad de casos de diarrea en niños pequeños. Cova asegura además que la mujer al amamantar no requiere mayor limpieza del área. La leche materna tiene tal poder antiséptico que recomienda usar un poco de la propia leche para limpiar el pezón antes de acercarse al bebé, y sólo eso es suficiente para tener el área limpia.

La experta también apuesta por el vínculo emocional que se crea entre madre e hijo, “permite un acercamiento directo, un componente que va más allá de la comida”.

La Fundación CANIA, en el libro Nutrición en pediatría, asegura que un beneficio importante para la madre es que la lactancia materna produce una sensación placentera que minimiza la posibilidad de depresión postparto. Esto se ha demostrado con la presencia de altos niveles de beta endorfinas en las madres lactantes.

Se ha demostrado que para la madre lactante es mucho más fácil el retorno natural de los órganos a su lugar dado la liberación de oxitocina en su cuerpo cuando el bebé succiona. Además, Cova insiste en que las madres que eligen la lactancia materna exclusiva en los primeros meses de vida de su bebé pierden el peso del embarazo más rápidamente.

¿La leche materna es suficiente para mi bebé?

Se tiende a pensar que la lactancia materna exclusiva no “llena” al bebé ni le aporta la suficiente ingesta calórica y proteica que éste necesita para su normal crecimiento. Cova recomienda alimentar al bebé sólo con leche materna durante sus primeros meses de vida, ya que ésta contiene lo necesario para su alimentación. A partir de los 6 meses de vida es la edad ideal en que pueden introducirse fórmulas, leche no materna en biberón y alimentos sólidos triturados.

La Fundación CANIA asegura que la leche materna es, para bebés con antecedentes familiares de enfermedades crónicas (como diabetes o hipertensión),”el único vehículo de defensa con el que cuenta el niño hasta que sea capaz de fabricar sus propios anticuerpos”.

¿Debo dar agua al bebé?
Otro mito que se maneja es la hidratación del bebé. Si la mamá opta por ofrecer al niño una lactancia materna exclusiva, no se hace necesario darle agua dada la capacidad hidratante de la leche de la madre. Por el contrario, Cova indica que cuando se alimenta al bebé con biberones de leche no materna o fórmula sí se requiere darle agua.

Asimismo es muy importante la hidratación de la madre antes, durante y después de la lactancia. Cova recomienda a las madres lactantes mantener un vaso con agua cerca durante el proceso de lactancia.

¿Qué no puedo comer mientras amamanto?

Cova indica que básicamente debe mantenerse el tipo de alimentación que se tuvo en el embarazo: comida suficiente, balanceada y variada, cuidándose de alimentos que puedan afectar la salud de la madre y del bebé. La nutróloga recuerda que lo que produzca malestar en la madre, tendrá el mismo efecto en el bebé; por lo que se debe estar alerta con enlatados, encurtidos y carne de cerdo, que pueden producir en el bebé distensión abdominal, o alimentos flatulentos como la col y el pistacho que además son potenciales contenedores de alérgenos.

También se deben restringir los alimentos crudos, como las carnes curadas o preparadas con poco calor (como la carne roast beef, embutidos y jamones), vegetales crudos o pescado en forma de sushi.

Es imprescindible la moderación en cuanto a las bebidas como café, té, licor, restringidas durante el embarazo. Específicamente, en cuanto a las bebidas alcohólicas, la Fundación CANIA recuerda que el alcohol se concentra en la leche y puede causar la disminución de la producción de ésta, por lo que recomienda ofrecer la lactancia materna dos horas después de su consumo. 


Fuentes:

  • Nutrición en pediatría. Tomo 1. Fundación CANIA (Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano).
  • Organización Mundial de la Salud.
  • Tatiana Cova, Coordinadora del servicio de Soporte Nutricional de Locatel. 
Buscar establecimiento
      
Otros países:   Colombia   Costa Rica   USA   Venezuela
©Todos los derechos reservados 2009. RIF: J-30438493-9. l Términos y Condiciones l Créditos