Primeros auxilios reducen riesgo de muerte durante traslado a centro de salud

  • Comparte:
 
Una obstrucción en la vía respiratoria puede ocasionar la muerte de alguien en tres o cuatro minutos, sin embargo una ambulancia puede tardar diez minutos en llegar
 
 
No siempre que se tiene una emergencia se está cerca de un centro de asistencia médica, por lo que es importante conocer las principales técnicas de primeros auxilios, los cuales son cuidados que se realizan para socorrer y estabilizar el estado de la persona herida, hasta que llegue la ayuda médica profesional.
 
 
Ante cualquier emergencia que se produzca, la persona que realizará los primeros auxilios debe estar en calma y tomarse un tiempo para pensar qué hacer, pero al mismo tiempo actuar con rapidez. Sin embargo, también es importante conocer sus límites, es decir, ser consciente y reconocer que no puede hacer todo a solas.
 
 
El primer paso a seguir es valorar la situación, la prioridad es identificar si aún existe algún riesgo para el herido, para terceros y para uno mismo. Preguntarse: ¿el herido continúa en peligro?, ¿la vida de alguien se ve amenazada?, ¿hay personas presentes que puedan ayudar?
 
 
También hay que tener en cuenta que la seguridad propia es primordial y que si usted resulta herido, no será de ayuda para nadie. Acciones sencillas, como apagar un interruptor eléctrico, son más que suficientes para evitar una situación más grave. En otras condiciones se podrían necesitar procedimientos un poco más complicados.
 
Asegurada la zona, el socorrista puede proceder a aportar ayuda. Lo recomendable es hacer una evaluación rápida del o los heridos, de manera que se empiece a tratar a la persona que más lo necesite. Hay que determinar si el herido está consciente, si está respirando y si tiene signos de circulación o pulso.
 
 
Son varios los casos de emergencia que pueden ser tratados con técnicas de primeros auxilios como, por ejemplo, heridas, hemorragias, quemaduras, intoxicaciones y envenenamientos, traumatismos y ahogamientos.
 
Al momento de atender una hemorragia, se debe acostar a la persona en posición plana, elevar el miembro herido y hacer presión en la zona sangrante, colocando una gasa o una tela limpia y seca sobre la herida, fijándola con un vendaje. Si la hemorragia continúa y atraviesa la cura, se procede a colocar más gasa o tela y sujetar con fuerza. Como último recurso puede hacerse un torniquete, aunque solo se puede emplear en brazos y piernas, nunca en el torso, el cuello o la cabeza.
 
 
En caso de quemaduras, hay que bajar la temperatura de las quemadas con la ayuda de paños mojados con agua fría, para evitar que el calor siga perjudicando al cuerpo. Si las quemaduras se encuentran en las manos se tienen que proteger con una compresa o una tela muy limpia y si se encuentran en los ojos lo mejor es dejarlos descubiertos. Es importante resaltar que no se debe aplicar ninguna crema o ungüento ni reventar las ampollas.
 
 
Si el afectado fue intoxicado lo primero que hay que hacer es reconocer el elemento intoxicante y recuperar la mayor cantidad del mismo, ya sea por medio de la inducción al vómito o por medio de purgantes. Lo ideal es que un médico o un servicio especializado en intoxicaciones intenten neutralizar el veneno restante en el organismo.
 
 
En cuanto a los casos de ahogamiento, si es por una obstrucción en la tráquea y la persona sigue en estado de conciencia se puede aplicar alguna maniobra para provocar la expulsión del obstáculo, tal como la maniobra Heimlich o estimular el tosido. En caso de haber un paro respiratorio se tiene que realizar la respiración artificial, la cual puede ser de boca a boca o de boca a nariz, haciendo dos insuflaciones seguidas y chequeando el pulso inmediatamente. Si se confirma el pulso, se debe seguir con las insuflaciones hasta restablecer el ritmo respiratorio.
 
 
Es importante recordar que los primeros auxilios son técnicas de ayuda temporal y lo más oportuno es acudir lo más rápido posible a un centro médico capacitado y evitar actuar sin tener conocimientos de las medidas que se pueden realizar. Asimismo, es imprescindible tener siempre a la mano, ya sea en el auto, casa u oficina, un botiquín de primeros auxilios que contenga los productos básicos para cubrir algún imprevisto como gasas, vendas, algodón, paletas esterilizadas y medicamentos como analgésicos, antitusígenos, antiespasmódicos y antialérgicos.
 
 
Locatel Venezuela, reiterando su compromiso de ofrecer bienestar y salud a sus clientes, cuenta con múltiples beneficios en su servicio de farmacia, entre los que está la orientación farmacéutica en el equipamiento de kits de primeros auxilios, donde no solo ofrecen consejos y sugerencias, sino que también disponen de los medicamentos y utensilios necesarios para suministrar su botiquín.