5 recomendaciones clave para el paciente con diabetes

  • Comparte:
Adquirir hábitos saludables es fundamental para mejorar la calidad de vida de quienes padecen esta patología
 
El 14 de noviembre de cada año se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, con la finalidad de promover la concientización sobre esta patología e invertir esfuerzos en crear soluciones para prevenirla o sobrellevarla. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 347 millones de personas la padecen.
 
Existen dos principales clasificaciones de diabetes: tipo I- que se produce por la incapacidad del páncreas de generar suficiente insulina, la secreción que regula los niveles de azúcar en la sangre- y la tipo II- que ocurre cuando el organismo de la persona desarrolla resistencia hacia la sustancia del páncreas, siendo sus principales causantes la obesidad y el sedentarismo-.
 
Una vez se diagnostica esta patología, el paciente debe tomar medidas que le permitan controlarla y mantener su calidad de vida, evitando así que resulte en problemas de salud más graves como ateroesclerosis- obstrucción de las arterias con sustancias grasas- retinopatías – afecciones en la retina-, daños renales e incluso de muerte.
 
La primera y principal recomendación consiste en ajustar la dieta diaria, la cual debe estar exenta de alimentos como el azúcar, las harinas refinadas, las frituras, los lácteos enteros, entre otros. Lo más recomendable es acudir con un médico nutricionista que podrá establecer un plan de comidas que se ajuste a los requerimientos particulares de la persona, tomando en consideración el tipo de diabetes específico que padece, su condición física e incluso si presente intolerancia a determinados productos comestibles.
 
De igual manera, existen víveres especialmente elaborados que en su versión original no pueden ser consumidos por diabéticos – tales como galletas dulces, tortas y pastas- que les permiten llevar una dieta más normal y surtida.
 
Otro hábito que deben adquirir quienes padecen esta patología es practicar ejercicio a intensidad y frecuencias moderadas que, junto a una correcta ingesta alimenticia, les permita conservar un peso saludable. El sedentarismo puede llegar a representar un riesgo mortal para estas personas, pero una actividad física excesiva- sin haberse administrado una dosis mayor de insulina- puede generar hipoglucemia, una de las complicaciones más comunes que se presentan en estos pacientes.
 
De igual manera, los diabéticos deben someterse regularmente a chequeos de salud para comprobar que se mantienen fuera de peligro; principalmente revisión de los pies – esta parte del cuerpo es especialmente susceptible en estos casos-, del peso, de la presión arterial, exámenes oculares y de laboratorio que incluyan revisión de hemoglobina –para determinar los niveles de azúcar en la sangre- colesterol, albúmina – para descartar daños renales-, de la resistencia a la insulina, entre otros valores.
 
Así mismo, aprender a sobrellevar el estrés que pueden producir situaciones de la cotidianidad es fundamental para tener una mejor calidad de vida, pues está comprobado que experimentar situaciones agitadas aumenta los niveles de azúcar en la sangre.
 
Finalmente, es esencial consumir los medicamentos prescritos por el médico tratante en la frecuencia y cantidad indicada por él, lo que aplica tanto para la insulina -necesaria para pacientes con diabetes tipo I y en algunos casos de tipo II- como para otros tratamientos requeridos.
 
Tomar en consideración estas recomendaciones puede hacer de la diabetes un padecimiento más llevadero y que implique menos restricciones en la vida de quien la padece. En todo caso, es importante destacar que la visita al especialista de salud es obligatoria e insustituible y debe realizarse frecuentemente, pues sólo su supervisión garantizará un control mucho más efectivo de esta patología.
 
Soluciones para el control de la diabetes
 
Locatel, la cadena de farmacias comprometida con ofrecer bienestar a la familia venezolana, cuenta con diversos productos y servicios pensados en facilitar los hábitos que debe mantener el paciente diabético para una mejor calidad de vida: asesoría en Nutrición y Dietética y alimentos libres de azúcar, especialmente elaborados para su consumo.