Nutrición para personas con obesidad

  • Comparte:
 
Establezca un equilibrio entre energía consumida y gastada. Coma menos y haga más ejercicio.
 
Asuma el compromiso.
 
 
Alimentación
 
  • Su alimentación debe ser variada y completa, con alimentos de los tres grupos básicos: proteínas, carbohidratos y grasas, además de vitaminas, minerales y agua. Prefiera alimentos naturales y frescos.
  • Prepare sus alimentos en forma sencilla: asados, al vapor ó sudados, a la plancha, escaldados, guisados en salsa natural de vegetales. No fritos.
  • Para aderezar sus alimentos use aliños naturales potenciadores de sabor como: vinagre, limón, ajo, cebolla, pimentón, curry, canela, laurel, perejil, cilantro, etc.
  • Limite el uso de azúcar, papelón, miel, jaleas, mermeladas, galletería, chocolates, caramelos, dulces de pastelería o caseros, helados, refrescos y bebidas gaseosas. Utilice edulcorantes como sustitutos del azúcar básicamente: aspartame y sucralosa.
  • Evite el consumo de: mantequilla, quesos amarillos, cremas, helados, tocino, embutidos, jamón, enlatados, visceras, chicharrón, y mayonesa, por su alto contenido de grasas saturadas y colesterol.
  • Seleccione alimentos descremados y desgrasados. Prefiera aceites vegetales crudos: de oliva principalmente, soya, maíz y girasol como aderezo en su ensalada. 
  • Aumente diariamente su consumo de fibra, con la ingesta de: frutas, hortalizas, cereales, verduras, leguminosas, afrecho y alimentos integrales.
 
Cambios de hábitos
 
  • Fraccione las comidas en 3 principales y 1 ó 2 meriendas. Planifique qué, cuándo, dónde, por qué y cuánto comerá; ésta es la base de su dieta. No se salte las comidas, coma porciones más pequeñas.
  • Coma despacio, en un ambiente tranquilo, con bocados pequeños, apoyando el tenedor en el plato después de cada bocado. Mastique bien los alimentos.
  • Hágase la firme promesa de dejar siempre una porción en el plato. Sirva la comida en platos pequeños, coma menos, engañe a los ojos y al estómago. No coma tarde en la noche y no se acueste con el estómago lleno.
  • Impóngase metas realistas para perder peso. No abandone la dieta, déle oportunidad para que funcione; recuerde que esos kilos no aparecieron de un día para otro.
  • No use la comida para cambiar de estado de ánimo.
 
Ejercicio
 
  • Dígale no al sedentarismo. Desarrolle un programa de ejercicios diarios, programados y progresivos, e incremente su actividad física gradualmente tras una valoración clínica adecuada.
 
 
 
En Locatel
 
Ofrecemos el servicio de Asesoría nutricional en tienda, gratuito para nuestros afiliados, y que ofrece un cuerpo de profesionales para la orientación nutricional en el establecimiento. Para consultar más sobre el servicio haga click aquí. También, ofrecemos servicio de Soporte Nutricional para pacientes, a domicilio. Para consultar más sobre el servicio haga click aquí