Exfoliación

  • Comparte:
La exfoliación es un procedimiento que se recomienda hacer ocasionalmente y en forma adecuada para obtener los mejores resultados: una piel lozana y renovada.
 
Los poros pueden bloquearse con las células muertas de la piel, al finalizar su ciclo de vida, y el sebo que la piel produce naturalmente. Con la exfoliación, se retiran esos elementos para ayudar a la normal regeneración de la piel.
 
La frecuencia de la exfoliación la determina el tipo de piel, la edad (las pieles de personas mayores son más secas y delicadas), y el clima (en los climas más cálidos se acumulan más las células muertas de la piel porque se perspira más).
 
Tipos de piel
 
Si bien la exfoliación es un procedimiento fácil de hacer y recomendado como rutina de belleza ocasional, algunos tipos de piel deben tener cuidados extras:
Las personas con cutis graso no deberían excederse en la exfoliación de la cara, ya que si se abusa de este proceso la piel tiende a generar más grasa. La producción de sebo es una función normal de la piel, y si se sobre-estimula con un exceso de exfoliación, la consecuencia es una piel con más sebo. A las pieles grasas y con comedones se les recomienda el procedimiento una vez a la semana. 
Las personas con pieles sensibles corren el riesgo de que al exfoliar muy fuertemente eliminen la capa protectora natural de la piel y obtengan inflamación, sequedad y alta sensibilidad al sol.
Las personas con piel pigmentada deben tener en cuenta que una exfoliación mal realizada (muy fuerte, o muy frecuente) puede traer mayor pigmentación. 
En el mercado existen 2 tipos de productos exfoliantes: las cremas o fórmulas y los llamados exfoliantes mecánicos: esponjas, limas o aparatos. Cada uno tiene una función especial dependiendo de la zona donde se use.
 
 Exfoliación facial
 
Si se usa una crema exfoliante para caras; luego de la limpieza regular, se debe humedecer la piel de la cara y aplicar suavemente la fórmula exfoliante, en forma circular. Se mantiene el suave masaje circular con la fórmula por toda la cara, dedicándole a cada zona un máximo de 15 segundos. Debe tenerse cuidado de evitar las áreas sensibles como los ojos, el contorno de ojos, las fosas nasales y los labios, que no deben ser tocados por la crema. Luego, se debe enjuagar la cara con agua fresca, para retirar todos los residuos de la fórmula. Inmediatamente, se debe aplicar el humectante de uso cotidiano. 
 
Si se usa un exfoliante mecánico, debe cuidarse su selección; debe elegirse un exfoliante diseñado para usar en la cara. También se usa con la cara mojada, haciendo leves movimientos circulares, procediendo inmediatamente a la humectación.
 
Exfoliación corporal
 
La exfoliación corporal puede hacerse durante el baño, ya que se requiere la presencia del agua en la piel para hacerlo correctamente. Se recomienda empezar exfoliando la piel seca con la ayuda de un cepillo, un guante exfoliante o una esponja, en forma suave y con movimientos circulares, de arriba abajo empezando por los pies.
 
Luego, se procede a repetir el procedimiento con la piel mojada aplicando una crema para exfoliación corporal a la herramienta mecánica usada previamente, siempre de arriba abajo y con suaves movimientos circulares. Al finalizar, se enjuaga con agua y al salir de la ducha o bañera es indispendable hidratar.
 
Las herramientas que se empleen para exfoliar el cuerpo dependen de la parte del cuerpo en que se empleará. Por ejemplo, los pies requieren exfoliación con una piedra pómez o un cepillo especial.
 
El cepillo con esponja se usa en la espalda, especialmente cuando hay comedones. Las rodillas y codos requieren una exfoliación más fuerte que los brazos o piernas; para éstos últimos se recomienda el guante o una esponja suave.
 
Para la exfoliación corporal se recomienda elegir una fórmula que contenga ingredientes como avena o almendras, cuya textura granulada exfolia mejor la piel. 
 
 
Exfoliación de los labios
 
Dado que ésta es una zona tan fina y delicada del rostro, se recomienda el uso de un cepillo de dientes usado (con cerdas menos firmes) sobre los labios mojados, haciendo pequeños movimientos circulares. 
 
Para terminar, hidratar con un producto especial para labios. De esta forma se removerán los pequeños trozos de piel muerta que queden sobre éstos. Ésta es una excelente forma de preparar los labios para un maquillaje especial, de modo que el color del labial se asiente mejor y permanezca por más horas.
 
Importante
 
Luego de una exfoliación, la piel queda sensible por 24 horas, por lo que se recomienda el uso de bloqueadores y no tener una exposición directa al sol. También se deben evitar máscaras fuertes, peelings, y productos de depilación en una piel recientemente exfoliada.
 
 
Es necesario aclarar que la exfoliación no sustituye un buen régimen de limpieza; muchas cremas o fórmulas exfoliantes no ayudan en el retiro de maquillaje y otras impurezas.
 
No se deben emplear en la cara productos o fórmulas diseñadas para la exfoliación corporal, ya que el área de la cara es más sensible y éstos tienden a brindar una exfoliación más fuerte. Asimismo, los productos exfoliantes para la cara serán muy suaves para el cuerpo, y no brindarán los resultados deseados.
 
En Locatel
 
En nuestros pasillos de Higiene y Belleza, así como en los Dermocenter de nuestros establecimientos, conseguirá una amplia gama de fórmulas exfoliantes y herramientas mecánicas para cada tipo de piel. Consulte gratuitamente a nuestras Dermoconsejeras o Pasilleros por el producto que más le convenga.