Plan de Acción para personas con Asma

  • Comparte:
De acuerdo a la Organización Mundial de Salud (OMS) 235 millones de personas en el mundo padecen asma. El asma es una enfermedad crónica, que se caracteriza por ataques recurrentes de silbidos y sensación de falta de aire. Si bien el asma no tiene cura, puede ser controlada con un tratamiento efectivo, evitando los elementos exacerbantes de las crisis o ataques y conociendo el Plan de Acción que se debe acatar en estos momentos.
 
Cada 1er martes de Mayo, la OMS invita a la población a campañas de concientización sobre esta enfermedad en el Día Mundial de Asma. El control y manejo de la enfermedad es un factor determinante en la vida de las personas con Asma, y específicamente, el Plan de Acción de cada paciente debe ser planteado y seguido al pie de la letra.
 
 
Plan de acción
 
Un Plan de Acción para personas con Asma es un conjunto de pasos y lineamientos a seguir en el tratamiento del paciente para su hogar. El Asma tiene dos tipos de tratamientos; un tratamiento habitual y un tratamiento en casos de crisis o ataques asmáticos, el Plan de Acción detalla ambos. 
 
El Plan de Acción debe ser desarrollado por el médico tratante con la información que el paciente le ofrece. Es importante que el paciente conozca los elementos desencadenantes de sus crisis, y reconozca los síntomas de éstas ya que no todas las crisis de Asma son iguales para cada paciente.
 
Si el paciente acata el Plan de Acción y lo mantiene actualizado, se pueden evitar y tratar adecuadamente los síntomas del asma y controlar los posibles ataques o crisis. Estar preparado e informado son las mejores herramientas para manejar una crisis.
 
 
Consideraciones de un Plan de Acción:
 
 
Todos los pacientes asmáticos deben tener un Plan de Acción. Sobre todo se recomienda para pacientes con asma de control difícil o con asma persistente moderada a fuerte.
 
Este Plan de Acción se establece a través de un cuestionario que realiza el médico al paciente y debe ser revisado en cada ingreso a un centro salud por motivo de emergencia y cada 6 ó 12 meses en consulta con el médico tratante. 
 
El Plan de Acción está constituido por dos áreas: una dirigida al tratamiento habitual del paciente y otra dirigida a crisis o ataques. En el tratamiento del asma existen dos tipos de medicamentos: uno para el uso durante la crisis mediante el inhalador y otro para el uso periódico. Los pacientes con asma deben conocer la diferencia entre ambos; asimismo éstos deben estar debidamente señalados en el Plan de Acción, en cada caso. 
 
El paciente debe identificar los elementos desencadenantes de las crisis o exacerbantes del ataque del asma y evitarlos. Éstos deben ser parte también del Plan de Acción. 
 
El paciente debe conocer cuáles son sus síntomas de exacerbación de las crisis, elementos indicativos de que pierde el control. Éstos generalmente son: tos, opresión en el pecho, dificultad para respirar, incapacidad para realizar las actividades normales, entre otros. Estos síntomas deben ser parte también del Plan de Acción y cuáles medicamentos consumir para aplacarlos.
 
 
Recomendaciones generales para asmáticos
 
 
  • Inhalador para crisis: Siempre mantén un inhalador con medicina aliviadora, que te ayude a superar las crisis; sobre todo si acudes a sitios con alta cantidad de polvo o con presencia de elementos exacerbantes. 
  • Limpieza: evita el uso de cloro, amoníaco, soluciones limpiadoras fuertes o con olores penetrantes y productos de limpieza en aerosol. El hogar debe ser aspirado semanalmente con una aspiradora con filtro. Los pisos del hogar deben ser limpiados con un pañito húmedo. Al limpiar, la persona con asma no debería encontrarse cerca. 
  • Alfombras: En el hogar se recomienda la sustitución de alfombras por pisos de madera, piedra, cerámica, entre otros. 
  • Ropa de cama: La ropa de cama debe ser cambiada y lavada cada 1 a 2 semanas. Cubra los colchones y almohadas que usa cada noche con cobertores a prueba de ácaros. 
  • Aire puro: evite el moho y el polvo en sus espacios habituales (hogar, oficina, sitio de estudios). Evite también el uso de ventiladores. Existen Purificadores de aire, equipos de alta tecnología que a través de un sistema de filtros mejoran el aire que se respira en la habitación, eliminando signos de moho, polvo y demás partículas que puedan exacerbar los ataques. 
  • Olores fuertes: evite productos de higiene y belleza con olores fuertes como perfumes, inciensos y desodorantes en aerosol.
  • Mascotas: evite las mascotas, sobre todo aquellas con gran cantidad de pelo o plumas. De tocar una mascota, limpie bien sus manos.
  • Peluches: evite tener peluches y de tenerlos, no los ubique cerca de la cama donde duerme. Lávelos con agua caliente cada dos semanas. 
  • Cigarrillo: evite fumar y los sitios en los que se fume. 
 
En Locatel
 
En todos nuestros establecimientos ofrecemos para la venta equipos médicos de última generación que ayudan a mejorar el aire, especiales para personas con afecciones respiratorias. Más información aquí.