¿Cómo prevenir las crisis asmáticas?

  • Comparte:
El asma es una enfermedad crónica caracterizada por ataques recurrentes de falta de aire y sibilancias, esta afecta a unos 235 millones de personas en el mundo.
 
¿Qué causa el asma?
 
Es causada por una inflamación de las vías respiratorias, cuando se presenta un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensionan y su revestimiento se inflama y, en consecuencia, se presenta la falta de aire.
 
Cuando los síntomas empeoran se producen las “crisis de asma”: son crisis respiratorias de corta duración, aunque puede haber períodos con ataques asmáticos diarios que persisten varias semanas.  No se conoce exactamente la causa pero existe la posibilidad de un alto porcentaje de origen hereditario. 
 
¿Cuáles son los síntomas?
 
Los síntomas pueden ser respiración sibilante, falta de aire, opresión en el pecho y tos durante la noche o temprano en la mañana.
 
¿Cómo puede prevenirse?
 
No hay una cura definitiva para el asma, pero se pueden prevenir los ataques evitando:
 
Ácaros: son pequeños parásitos que se encuentran en el polvo doméstico, desencadenante importante de los ataques de asma.
Humo ambiental del tabaco: es muy importante que los asmáticos no estén en lugares donde se fuma: el humo es un desencadenante crucial.
Animales domésticos: en especial las mascotas muy peludas pueden ser perjudiciales.
Moho: es importante que los asmáticos vivan en lugares de bajo nivel de humedad.
Emisiones industriales y humo de los caños de escape de los automóviles son perjudiciales.
Infecciones respiratorias: bronquitis, gripe e incluso rinitis pueden ser causantes de ataques de asma.
Ejercicio físico extenuante, condiciones climáticas adversas, algunos alimentos y ciertos estados emocionales son también causas de episodios de asma.
 
El diagnóstico de asma se debe considerar ante síntomas y signos clínicos característicos como disnea, tos, sibilancias y opresión torácica. Estos son habitualmente variables, de predominio nocturno o de madrugada, y están provocados por diferentes desencadenantes: infecciones víricas, alérgenos, humo del tabaco, ejercicio.
 
La actividad física en pacientes con asma, realizada con un adecuado control médico, no sólo es posible: también es parte del tratamiento.
 
Fuente
Organización Mundial de la Salud (OMS) 
Ministerio de Salud de Argentina