Día Mundial del Síndrome Asperger

  • Comparte:
El 18 de febrero es el Día Mundial del Síndrome de Asperger, está reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un "Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) de carácter crónico y severo que se caracteriza por desviaciones o anormalidades en las capacidades de relación y comportamiento social". 
 
Se enmarca dentro de los trastornos del espectro autista, y tiene consecuencias importantes -aunque variables- para los afectados en su desarrollo social, emocional y conductual del niño. Los niños con este diagnóstico, tienen severas y crónicas incapacidades en todo aquello relacionado con lo social, conductual y comunicacional. Ni cada niño es igual, ni todos muestran los mismos signos pero existen algunas características asociadas a este patrón de trastorno autístico. 
 
Según la Coalición para el Síndrome de Asperger de Estados Unidos, es posible que el síndrome de Asperger aparezca más tarde que el autismo típico o, al menos, se lo detecta más tarde. A muchos niños se los diagnostica después de los 3 años y la mayoría de ellos recibe el diagnóstico entre los 5 y los 9 años de edad.
 
El síndrome de Asperger se caracteriza por la dificultad para la interacción social, las obsesiones, los patrones del habla extraños, pocas expresiones faciales y otras peculiaridades. Con frecuencia, los niños que padecen el síndrome de Asperger tienen dificultad para comprender el lenguaje corporal de otras personas. 
 
Tal vez se embarquen en rutinas obsesivas y muestren una sensibilidad inusual a los estímulos sensoriales (por ejemplo, es posible que les moleste una luz que ninguna otra persona nota. tal vez se cubran los oídos para evitar sonidos del ambiente; o quizás prefieran usar ropa hecha exclusivamente de un tejido determinado).
 
El síndrome de Asperger no se debe a carencias emocionales ni es causado por el tipo de crianza de un niño. Dado que algunos de los comportamientos de las personas con síndrome de Asperger pueden parecer intencionalmente groseros, muchas personas asumen erróneamente que este síndrome es el resultado de una mala educación por parte de los padres; pero esto es absolutamente falso. Se trata de un trastorno neurobiológico cuyas causas aún no se terminan de comprender.
 
En la actualidad, no existe una cura para este trastorno; los niños con síndrome de Asperger también lo sufrirán cuando sean adultos. Pero muchos de ellos llevan vidas plenas y felices, y sus probabilidades de hacerlo son mejores si cuentan con los recursos, el apoyo y la educación adecuados.
 
Si requiere más información sobre el asperger, contacte asociaciones cercanas que se dediquen al tema o consúltelo con su médico. En nuestro país existen varias instituciones y fundaciones especializadas que le pueden brindar mayor información para identificar un caso de asperger y apoyarle en su tratamiento.