La prevención es la clave para eludir la sordera

  • Comparte:
La Organización Mundial para la Salud (OMS) afirma que más del 5% de la población global padece de problemas auditivos discapacitantes. Según lo establecido por este organismo internacional, “se dice que una persona sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como aquella cuyo sentido del oído es normal, es decir, posee un umbral de audición en ambos oídos igual o superior a 25 decibelio (dB)”. 
 
El grado de deficiencia auditiva puede variar entre leve, moderada, grave o profunda, y puede ser causado por problemas congénitos o adquiridos, es decir, puede padecerse desde el nacimiento o presentarse a cualquier edad como producto de la exposición constante a la contaminación sónica y ruidos muy altos, que pueden afectar el buen funcionamiento del oído. 
 
En el caso de la sordera congénita puede obedecer a factores hereditarios o a complicaciones durante el embarazo y el parto; así como infecciones; uso inadecuado de medicamentos; fiebres muy altas y lesiones en el nervio auditivo del recién nacido.
 
Por otra parte, una pérdida de audición adquirida puede ser producto de enfermedades infecciosas, como: meningitis, sarampión y parotiditis; una infección crónica en el oído; otitis mal tratada; traumatismos craneoencefálicos; exposición a sonidos excesivamente fuertes; obstrucción del conducto auditivo y el envejecimiento.
 
Para concientizar a la población sobre la trascendencia de la capacidad auditiva, el aumento de casos de problemas de audición y la importancia de reivindicar los derechos de las personas que poseen esta discapacidad, la Federación Mundial de las Personas Sordas promueve el 24 de septiembre de cada año la celebración del Día Internacional de las Personas Sordas, fecha que tiene su origen en el año 1958 y que luego de varios años se extiende para dar paso a la Semana Internacional de las Personas Sordas. 
 
En el marco de esta fecha es importante resaltar que, según la OMS la mitad de los casos de pérdida de audición puede prevenirse a través de medidas de salud como: 
 
- La vacunación de los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, meningitis, rubéola y parotiditis.
 
- La vacunación de las adolescentes y mujeres en edad fecunda contra la rubéola.
 
- Prevención de infecciones por citomegalovirus en mujeres embarazadas mediante una higiene correcta. 
 
- Realizar en los niños pruebas de detección de la otitis media, y llevar a cabo las intervenciones médicas o quirúrgicas que convengan. 
 
- Evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico. 
 
- Reducir la exposición a ruidos fuertes mediante la sensibilización de la población sobre los riesgos que acarrean. 
 
En Locatel
 
Es de suma importancia para evitar o minimizar las consecuencias de la pérdida de audición, la realización de un control periódico y una detección temprana. Es por ello que Locatel ofrece el servicio integral de Audiología, donde los afiliados pueden contar con una evaluación auditiva gratuita realizada por audiólogos, que permite medir los niveles de recepción sonora y determinar si existe una pérdida auditiva. Para consultar más sobre el servicio haga clic aquí.